Breve referencia al Mercurio

Dice Aqua...
A mi alrededor existe un mundo paralelo. Parece una aseveración metafísica, pero nada más alejado de la realidad, cuando hablo de mundo paralelo me refiero exclusivamente a ese mundo que transcurre sin llegar a tocarme porque una membrana transparente me recubre sin remedio. Se estira, se transforma, adquiere incluso colores extravagantes, y sin embargo, no pasa de ahí, es irrompible. No formo parte del entorno, tan sólo me diluyo como una sustancia amorfa, como una gota de mercurio sobre el suelo.
Cuando era niña se me quebró un termómetro. Cayeron muchas gotas bajo la mesa del comedor. Me senté en el suelo a mirar como las gotitas se movían por si mismas, como buscando regresar a formar parte del todo que habían sido. Era un experimento interesante empujar, con un trocito de vidrio, los diminutos universos plateados y acercarlos unos a otros… hasta que la llegada de un adulto casi me hace entrar en shock. Aprendí que no era divertido romper termómetros para agigantar universos. Y nunca olvidé la sensación agradable de mirar una transformación fluida. Tal vez por esa razón de adulta voy aislando mi mundo con una membrana irrompible.
Me encanta mi soledad aunque según el cliché barato se diga que no es buena compañía.

Comentarios

Entradas populares