De vuelta al hogar

Reserva de Chaviyú - Federación, Entre Ríos


La vida en Buenos Aires es parecida a la vida en Caracas y, supongo, que a cualquier capital del mundo. Digo supongo porque mi universo se limita a lo que conozco de Venezuela y Argentina, pasando por un par de horas en la Paz y en Panamá, de ahí en más, sólo conozco referencias virtuales e imaginativas del resto del mundo, y del universo. En fin, como siempre doy vueltas y vueltas antes de entrar en tema, la cosa es simple: quería participar a los internautas que visitan este castillo, que la princesa había estado ausente por vacaciones. Una ausencia que, a mi modo de ver, es bien merecida, sobre todo para mi salud mental.
Pasamos unos días divirtiéndonos al sol. Disfrutando del ocio. Me encantan las vacaciones porque me permiten "larvear" sin culpa.
-¡Oh, culpa aplastante, que nos conviertes en zombis a merced del sistema!
Luego del desliz verborrágico, admito que hemos regresado virtualmente recargadas y con ganas de tratar bien al resto del homo sapiens -cosa que es todo un logro-, por lo que nuestra desconexión de la urbe fue un bálsamo delicioso. ¿La causa? Los encantadores mimos recibidos en Federación. Punto aparte: tengo que agradecer la existencia de ese minúsculo punto de la geografía argentina. Federación es una ciudad pequeñita y cariñosa, llena de verde y tranquilidad. La verdad quedamos sorprendidas, porque nos habíamos ido con pocas esperanzas de encontrar algo realmente lindo, y Federación superó todas nuestras expectativas. Me causa gracia que la gente a la que le había comentado, en su momento, que nos iríamos a ese lugar siempre se sonreía condescendiente, diciendo que a Federación sólo iban los viejitos. Y no es verdad, a Federación van -además de los viejitos-, familias y parejas que quieran disfrutar de la total ausencia de estrés. En las Termas, que es la niña mimada de la ciudad, se puede disfrutar de unas instalaciones excelentes, al módico precio de 12 pesos. Hay alrededor de ocho piletas de aguas termales, cuyas temperaturas oscilan entre los 36 y 41 °C, que contienen, entre otros minerales, el radón 222, componente que lo deja a uno impregnado de amor y paz hacia cualquier ser viviente, aunque no quiera.
La ciudad tiene una historia bastante particular, porque es conocida como la nueva Federación, dado que la antigua ciudad fue, parcialmente, inundada durante la construcción y puesta en marcha de la represa de Salto Grande. A las familias que vivían en ésta antigua ciudad las reubicaron en los predios de lo que se conoce actualmente como Federación, por lo que es una ciudad con menos de treinta años de fundación.
Con la intensión de rescatar parte de la vegetación perdida, por la inundación de los terrenos, se creó lo que se conoce como la reserva natural de Chaviyú: un lugar lleno de bosques de eucaliptos colorados, que visitamos montados en una 4x4. En el paseo pasamos largo rato a la orilla del lago buscando piedras semipreciosas, de las que abundan y, debo confesar, no reconocía con mucha facilidad. Por suerte la guía -Cecilia-, nos dió una excelente charla pre-búsqueda y logré retornar a Buenos Aires con una pesada muestra de rocas, entre las que se cuentan: ágatas y cuarzos.
Así que retornamos a la metrópolis recargadas de energía y con una reserva de rocas energizantes.
-¡Por si acaso!

Comentarios

Ludwig dijo…
¡Que suerte, Aqua, poder hacer vacaciones!.
Me ha gustado Federación. Ha de ser una linda ciudad.
Y me ha encantado que fuerais sin tener expectativas. Eso ayuda a que luego te lleves agradables sorpresas.
Bien regresada a casa.
Un beso desde España.

Luis
Miguel dijo…
Hola Aqua!

Pues siempre es una suerte poder escaparse de la rutina, y dejarse llevar por las maravillas que ofrecen ciudades como Federacion, la cual no tengo la suerte de conocer, pero por lo que acabo de leer, suena muy bien.

Bienvenida de vuelta.

Miguel
Aqua dijo…
Luis, ¡como siempre un amor! ¡Ah! Federación es una ciudad maravillosa, en realidad llamarlo ciudad es mucho porque es como un barrio grandote, sin embargo, está llena de gente cálida y alegre que te hace la estadía encantadora. Llegue renovada y con la mejor onda!
Así que por aquí seguiremos...
Te mando un abrazo grandote!!

Miguel, ¡que lindo tenerte por acá! Sí, es muy reconfortante salir de la rutina y dejarse envolver por la quietud...
¡Renovador y fresco!
Seguiré por acá tratando de inyectarle el dinamismo extraviado a mi castillo virtual.
Te mando un gran abrazo hasta el otro lado del atlántico!!
SUSANA dijo…
Bienvenida al ruedo, Aqua!

Me encantó leer tus memorias de viaje y te confieso que no he visitado ese lugar. (Hoy estoy tomando mucha nota)

Creo que la elección no podía ser mejor, sobre todo por el alto valor agregado de armonía y paz que te ha dejado.

Estoy muy contenta por Vos! Y espero que esos "mágicos efectos" te duren por mucho tiempo!

Mi abrazo y beso!
¡Que bueno! que hayas ido a Federación si deben ser agradables esas aguas... pasaba en busca de algún cuento mínimo en el que ir a alguna dimensión desconocida y bueno si... aprendí de un lugar nuevo. Gracias.
Bienvenida.
Aqua dijo…
¡Su, guapa! No sabes lo linda que es la ciudad. Si vas a Entre Ríos no te pierdas de visitar las Termas de Federación... no te vas a arrepentir, ¡son hermosas!
Aquí entre nos: espero que el efecto sea ¡laaaargo!
Te mando un abrazo grandote, y ¡reloaded!

¡Jackie! Mi estimada, estoy full de trabajo y las excusas no me han dejado crear, así que he dejado relegado el asunto "relatos". Pero, como ahora he regresado con las pilas recargadas, espero poder colgar algo más pronto que tarde.
¡Paciencia! ¡Paciencia!

¡Me alegra que les haya gustado mi seudocrónica de viaje!

¡'Chas gracias por la visita!

Entradas populares