El observador


Es obvio que este es un relato que no tiene nada de cuento, sin embargo, quise postearlo para sacármelo por un rato de la cabeza. Pero no he logrado lo que quería, así que voy a dejar esta versión como está y seguiré trabajándola para un próximo post.
Por lo pronto se aceptan observaciones y sugerencias.


Se mira al espejo. Está allí sentada, tan ausente, cepillando su cabello como en otro tiempo, de una manera automática. Puedo ver su frágil cuerpo desnudo, tan blanca, tan delicada… su espalda y esos pequeños hoyuelos en su cintura. Me provoca abrazarla, pero no me atrevo a moverme. Se levanta y camina como si no supiera dónde está. No sabe lo que busca. Se detiene cerca de la cama y, como si acabara de verlo, recoge el vestido del suelo. Sus movimientos son tan dóciles que parece etérea. De nuevo me han dado ganas de abrazarla, de tenerla entre mis brazos y sentirla. La llamó y ella no me escucha; ignora mis palabras tal y como ha estado ignorando mi presencia. Quisiera fumarme un cigarrillo que no tengo. Hago a un lado ese pensamiento que me perturba.
Ella sigue distraída. Se viste lenta y delicadamente. Puedo escuchar el susurro de los pliegues del vestido mientras se desliza por su piel. Se sienta en el borde de la cama apartando algo que no alcanzo a distinguir, la sábana quizá. Se coloca un zapato y luego el otro, levanta la mirada y la clava en mi, a través de mi. Sus ojos están vidriosos. ¿Hasta cuándo tendré que esperarte?, le pregunto. Ella no contesta. Me incorporo, quiero acercarme, tomarla de la mano y salir. Nunca me han gustado las habitaciones de hotel, menos la de este. Es un sitio frío y sin espíritu. Me habría gustado llevarla a casa, pero ella se negó rotundamente, quería experimentar sentirse poseída en un lugar grotesco, por lo menos eso dijo. Aunque una vez aquí cambió de opinión, se volvió inestable y dispersa, dejó de ser esa chica tímida y suave que conocí en el café, me tomó sin contemplaciones, sin pronunciar palabras, con violencia pero sin pasión.
Sé que ella está pérdida, aun más que yo, porque no sabe lo que quiere, ni lo que hará. Yo, por lo menos, sé donde estoy.
Sin embargo, es mi otra mitad, sé que lo es desde el mismo instante en que la conocí. Sé que lo es porque así lo quise. La llamo de nuevo para convencerme de que así es. Ella sigue allí, impasible, recogiendo con lentitud, como en un ritual obsceno, todas nuestras cosas. Y ¿Ahora qué?, me pregunto, y ahora… ¿qué haremos?
Camina hasta la puerta, lanza una breve mirada al cuerpo, aun blando, que descansa sobre la cama. Se sonríe. Muestra sus finos labios entreabiertos y sus pequeños dientes afilados, esos que tantas veces mordisquearon mi piel. Antes de abrir se detiene y dice “Adiós”.
Me siento frío, solo y triste. Acabo de notar que estoy despidiéndome de mi cuerpo y es extraño. Voy a seguirla, debo hacerlo. En este momento quizá no me escuche, pero sé que en la oscuridad de la noche, cuando el silencio absoluto del sueño caiga sobre ella, habré de escucharla decir mi nombre, porque me encargaré de recordárselo.

Comentarios

RED FISH dijo…
Hola Aqua, lindo relato, pero no lo termino de entender. Estamos hablando de un fantasma? casi todo me hace pensar que sí, pero hay algunos puntos en los que creo que no podría ser... Porque ella ignora su presencia? La espera por que está muerto? Está con alguien mas en el cuarto? Estoy rompiendo la magia al hacer estas preguntas? Espero que no. Me gustó el cuento, pero me quedaron algunos cabos sueltos. Sds, RF.
Aqua dijo…
Mi estimado pecesito... me encanta que pases por acá!!!
Primero, primero, no te preocupes que no estas "rompiendo la magia", me gusta que me preguntes, es la única forma de interacturar, ¿no? Además, esa es la idea de publicar por este medio: la controversia, y el feedback. Segundo, me estoy dando contra las paredes en este preciso instante, porque está claro que lo quería dar a entender "claramente" se entendió a medias, y ese es un grave problema (para mi, por lo menos). Y tercero, contesto las incógnitas:
-Sí, la idea es que hablemos de un fantasma, que preferiría llamar espíritu, en este caso.
-Ella ignora su presencia porque quien narra -el fantasma/espíritu-, es como si no estuviera, porque para ella está muerto.
-Sí, la chica está con alguien más en el cuarto, por eso lo del cuerpo sobre la cama, "aun blando", y en proceso de endurecerse (le saqué una parte que decía que el cuerpo estaba "todavía tibio", porque me pareció que estaba exagerando la explicación). Por otro lado, quería dar a entender que el cuerpo es del mismo personaje que narra, obviamente, eso tampoco se entendió.
Cuando tengas un ratico, me gustaría que me comentaras cuáles son los puntos en los que crees que el fantasma/espíritu no es creíble como tal.
Te dejo un abrazo grandote!!
Y nos seguiremos leyendo!!
Ciao!!
RED FISH dijo…
Manuela, el espíritu sí me parece creíble y en la primera parte todo parece indicar que es así. Lo que me confundió fue que en la situación que él describe, todo lo que ella hace, no ví referencias a ningún tipo de situación extraordinaria o dramática, como sería la muerte de tu ser amado. "Sentada, ausente, cepillando su cabello... no sabe lo que busca, recoje el vestido". Además él quiere fumarse un cigarrillo, otro indicio de algo cotidiano.
Es como si él estuviera acompañándola en un día normal de ella sin él.
Después me confundió cuando dice "quería llevarla a casa, pero ella ...", interpreté como que ella había ido a ese hotel a sentir su presencia, conectarse con él de alguna forma. Pero eso no me cerraba xq al principio dice "ignora mi presencia".
Creo que el tema principal es que ella esté tan "normal", y que tampoco haya un motivo para que ella esté así, ya que él dice que es su otra mitad.
Se entiende?
la idea y el clima del cuento están muy buenos, creo que si le corregis esas pequeñas cosas quedaría super lindo.
beso, rf
Aqua dijo…
RF, este es un relato viejo, muy viejo, quizás uno de los primeros que he escrito, por eso adolece de muchos vicios en el relato. Me alegra que me hayas hecho comentarios y sugerencias porque eso me ayuda a mirar lo que puede ser mejorado, o lo que no se entiende, muy a pesar de que yo lo vea claro. Seguiré trabajándolo para pulir las cosas que evidentemente no están funcionando.
Te mando un abrazo grandote!!
Miguel dijo…
Aqua... pues vengo leyendo este cuento, que debo decir me gusto, pero al igual que Red Fish, me quede con esas dudas... yo tambien me fui con la "doble idea", al principio entendi que era un espiritu, y ya sobre el final fue cuando pense que estaba muerto sobre la cama.

Si la idea es que el es un espiritu, entonces mi unica recomendacion seria buscar la manera de que la parte final del relato no llevara a entender otra cosa... todo marcha muy bien, la atmosfera del cuento es muy buena, me gusto bastante, pero bueno, si la intencion es dar una idea en especifico, seria bueno que trabajaras un poco mas el final. El cuento quedaria muy bien. Corrijo, quedaria mejor de lo que ya esta.

saludos
Aqua dijo…
Miguel! Aprecio mucho el comentario. La verdad a este cuento le falta un montón de trabajo, y me contenta haberlo subido porque, como escribía en un comentario más arriba, es una forma interesante de darle pie al feedback que necesitaba para notar detalles que no había visto.
Sí, tengo que aclarar unas cuantas cosas, así que ya lo estoy meditando.
Te dejo un beso!

Entradas populares