Gris

Tras el florero
Por AquaVioleta



Hoy está gris y feo en Buenos Aires. Me gustan los días lluviosos cuando puedo quedarme en casa a tomar un café caliente escuchando el murmullo sobre los techos, no cuando tengo que venir a trabajar y mirar el cielo a través de la ventana medio sucia del décimo piso. Si me fijo bien, hacia las dársenas de puerto madero, desde la ventana de la cocina, puedo ver los edificios envueltos en una bruma que me parece muy triste, no sé por qué. Tal vez sea que hoy es jueves, no he hecho otra cosa que llevar y traer documentos para ejecutivos de proyectos serios toda la semana y para colmo ayer me regañaron porque no pude avisar que llegaría tarde a casa cuando tuve que hacerlo. Cualquier error de ese tipo parace una piedra lanzada al río, que se hunde y te hunde.
Tengo millones de cosas en la cabeza. Un día me gustaría practicar danza, otro día me gustaría practicar yoga, al siguiente quiero hacer muchos dibujos, al otro me quedo pegada a la pantalla de la laptop durante todo el día tratando de corregir un cuento que no termina de salir; o como hoy, me quedo mirando por la ventana con una melancolia terrible y Aqua dice que sería bueno que se cayera un edificio y nos aplastara la cabeza.
No sé. No sé por qué selecciono precisamente este día para subir algo al blog, quizás sea el adecuado, quizás no, quizás es sólo un capricho inconsciente. Habría querido entrar más, dejar más granitos de arena regados por la red, pero no tengo tiempo. Ultimamente no tengo tiempo para nada -o no quiero tener tiempo para nada, diría el marido celoso-, salvo para trabajar. No hace falta que alguien me señale con el dedo y diga ¡qué tonta!, ya sé la lección, la conozco. Sé que hay que hacer y qué no... pero por el momento esto es lo que hay. Dejo un dibujo, de esos que hago como si tuviera fiebre.
Saludos, gente sin rostro.



Bitácoras: , , , ,
Blogalaxia:

Comentarios

SUSANA dijo…
Saludos Manuela!

De esta gente que tiene rostro, que comparte con Vos "Tras el florero", la melanco de un día gris, que también tiene millones de cosas en la cabeza y días...como el tuyo.

Espero que salga tu rayito de sol, también buscaré el mío!

Por mientras, te dejo un beso Amiga!
Aqua dijo…
Su, se le ha extrañado, amiga!
Extraño poder entrar con frecuencia a chusmear las páginas de la gente linda que pasa por acá... pero si te contara!
Estoy tan llena de laburo que cuando llego a casa en lo único que pienso es en la almohada.
Pero voy superando obstaculos!
Espero salir viva de todo este berengenal.
Gracias por seguir al pie del cañon y ser tan linda!
Besos!
Miguel dijo…
Aqua!

Que te puedo decir, los dias grises son algo interesante, no se... yo insisto en que nos hacen pensar de formas que los dias soleados no pueden. Analizamos mas las cosas, pensamos mas introspectivamente, yo que se.

Espero que todo avance, y que aunque sea de a pocos podamos seguir leyendote.

Lindo dibujo, por cierto ;)

Saludos!!!
Aqua dijo…
Miguel! Gracias, gracias por el entusiasmo. Si hay que sacar algo posivo de los días grises es precisamente eso: la inspiración. Tal vez sea que las sensaciones están más a flor de piel. Por suerte hoy amaneció mucho más claro, y el cielo esta de un hermoso tono celeste.
Mejoramos el humor pero seguimos tapadas de cosas.
Aqua sigue revoloteando, se despereza de a poco.
Besitos, Miguel!!
Diego Niño dijo…
Los días grises siempre son, y serán, los mejores para escribir post’s… en Bogotá abundan, para mi fortuna, días como el que describes: plomizos, con el viento frío golpeando las ventanas con frenesí, el corazón consumido por un desasosiego impertinente que abate el ánimo…

Un abrazo desde la fría y gris Bogotá
Amiga, es bueno saber que pasó contigo un día así.
Hace rato estaba por escribir sobre tus dibujos y ahora que e das esta oportunidad de diré mi opinión... son preciosos graciles, fuertes, como si fueran hechos con hilos de acero ...que parecieran quebrarse por lo finos, pero no inquebrantables; femeninos con algo de niña con colores traidos porque si :-) gracias.
he estado estudiando, viviendo y bueno de vuelta
mis afectos
Jacqueline
Kim Basinguer dijo…
Pues esas flores que has puesto hacen que el día gris se vuelva brillante, quizás por eso escribes.
Sergio Luciani dijo…
No son aconsejables los extremos, nunca un blanco tan blanco que duela al ver, nunca un negro tan negro que duela al no ver.
Buenos Aires siempre es gris.

Entradas populares