Dialogos mínimos | Un gato en casa

Alto impacto
Por AquaVioleta

Me mira, con la cabeza erguida, majestuosa. Cualquiera podría perderse dentro de esas pupilas. Ella se despereza. Avanza hasta donde estoy. Me da golpecitos con una pata sobre la pierna.
-¡Mírame!, dice en silencio, con los ojos.
Dejo el libro. Ella sube de un salto a mis piernas. Se enrolla. Apoya el hocico sobre las patas. Cierra los ojos.
-¿Será posible que seas tan descarada? –le pregunto, mientras acaricio su pelambre negra.
Ella ronronea.

Comentarios

Miguel dijo…
Aqua!

Mi querida amiga, siempre es lindo leerte, en especial cuando compartes un momento de tu vida con nosotros.

Me encantan los gatos precisamente por ese descaro que mencionas.

Saludos!

Entradas populares