Minimalismos | Torpeza



Soy torpe. Más de una vez, al verme cortar verduras, me han preguntado:
—¿Te ayudo?
Y el brillo en los ojos de quien pregunta lo delata, o la delata: hay miedo ahí, ganas de sacarme el cuchillo y seguir con esa tarea que en mis manos parece demasiado peligrosa. Mi torpeza se trasluce en cosas mínimas. Me he freído los dedos, me he hecho tajos, me he levantado uñas, me llevo los objetos por delante sin darme cuenta, y sólo descubro los hematomas al sacarme la ropa para darme un baño. No sé de dónde sale esa torpeza. Tal vez sea que vivo en otro mundo. Uno paralelo, lleno de seres fantásticos. O tal vez es que sueño despierta.

Comentarios

Entradas populares